Establece el artículo 667 que el testamento » es el acto por el cual una persona dispone para después de su muerte de todos sus bienes o de parte de ellos»

El testamento, por tanto, es un negocio jurídico mortis causa, unilateral e individual, personalísimo, libre, formal o solemne y esencialmente revocable que se perfecciona y tiene validez desde su otorgamiento pero que no produce efectos sino desde la muerte del testador.

  • ¿Qué clases de testamentos existen?

            El testamento puede ser común o especial. El común puede ser ológrafo, abierto o cerrado.

Se consideran testamentos especiales el militar, el marítimo y el hecho en país extranjero.

Centrándonos en los testamentos comunes como características fundamentales podemos destacar las siguientes:

            a) Testamento ológrafo.  Se denomina testamento ológrafo al testamento que hace el testador por sí solo, escribiéndolo de su puño y letra, con expresión del año, mes y día en que se hace. La falta de cualquiera de estos requisitos o de la firma del testado lo hace nulo.

            Este tipo de testamentos presenta una serie de problemas ya que, por un lado, la falta de asesoramiento técnico hace que sea frecuente la nulidad de estos testamentos. Por otro, suele provocar discusiones sobre la capacidad que tenía el testador al hacerlo.

El testamento ológrafo además sólo puede otorgarse por personas mayores de edad.

            b) El testamento abierto:  Es casi el único testamento que se hace hoy en día por sus enormes ventajas frente a otros. Se trata de hacer constar la última voluntad en escritura pública ante notario, asesorando éste al testador sobre las diversas formas en que puede disponer de sus bienes y cómo conseguir lo que quiere.

La intervención del notario garantiza que se cumplen todas las formalidades legales y que el contenido del testamento sea ajustado a Derecho.

El testador expresará oralmente o por escrito su última voluntad siendo redactado por el Notario.Si bien, no necesariamente con las mismas palabras, aunque respetando el fondo y la esencia de ellas en cuanto no fueran opuestas a la ley, sin que en el actualidad , se exija la intervención de más personas,  ya que no es necesaria la presencia de testigos salvo que el testador declare que no sabe o no puede firmar el testamento o aun cuando pueda firmarlo , sea ciego o declare que no sabe o no puede leer por sí el testamento o cuando el testador o Notario lo soliciten.

            c) Testamento cerrado. El testamento cerrado es aquel por el cual el testador, sin revelar su última voluntad. declara que ésta se halla contenida en el pliego que presenta a las personas que han de autorizar el acto.

No pueden hacer este tipo de testamento no puede ser otorgado por los ciegos o los que no sepan o no puedan leer ya que es un tipo de testamento que habrá de ser escrito pudiendo ser redactado por el propio testador, por su puño y letra o bien por un tercero,  evitando así que se produzca una serie de fraudes ( sustituir el pliego que utiliza el testador, o terceros que escriben su testamento no consignan su voluntad…)

En la actualidad, este tipo de testamento apenas se utiliza porque el abierto tiene menos solemnidades y el protocolo general de las notarías garantiza el mismo nivel de secreto.

  • ¿Qué puedo incluir en mi testamento?

En el testamento no es obligatorio decir en qué tipo de bienes se concreta la parte de cada uno de los herederos.  Lo más frecuente es que se nombre herederos a partes iguales, sin hacer mención alguna de los bienes, siendo de aplicación un porcentaje igual para todos ellos. Será después de fallecer el testador cuando los herederos tengan que hacer un inventario de los bienes y deudas que aquel tenía y proceder a su reparto.

No obstante, es posible atribuir a una o a varias personas un bien concreto siempre dentro de los límites que imponen las legítimas. En este caso se realiza lo que se denomina un legado

Los legatarios únicamente reciben lo señalado por el testador, y el resto se adjudica a los herederos que adquieren todo lo que tenía el causante y no haya sido especialmente legado, incluidas las deudas, sin que la institución de heredero hoy día, searequisito necesario para la validez de los testamentos.

En ocasiones, es conveniente nombrar a una o varias personas para que se ocupen de la herencia y protejan los bienes una vez fallecido el testador o bien para que se determine el reparto si se prevé que no va a existir acuerdo entre los herederos. Se trata del albacea y del contador- partidor.

Así mismo, tambiéne posible que el testador nombre tutores cuando hay hijos menores de edad o incapaces, previendo el caso de que falten ambos progenitores

Como conclusión podemos decir que el contenido del testamento vendrá determinado por las disposiciones de todos o partede los bienes del testador pudiendo coexistir junto a estas disposiciones de carácterpatrimonial, otras disposiciones de carácter personal o familiar como el reconocimiento de hijos extramatrimoniales

  • ¿El testamento se puede revocar?

            La respuesta debe ser afirmativa. El testamento es siempre revocable, es decir, se puede cambiar. El que lo otorga puede hacer cuando quiera otro testamento posterior dando lugar a que el testamento anterior quede sin efecto aun cuando el segundo testamento caduque por incapacidad del heredero o de los legatarios o por renuncia de cualquiera de ellos salvo que el testador manifieste su voluntad de que valga el primero.

Sin embargo, el reconocimiento de un hijo no pierde su fuerza legal aunque se revoque enel testamento en el que se hizo.

Respecto a las deudas, el Tribunal Supremo ha declarado que el reconocimiento de deudas en testamento revocado se considera también revocado.

No obstante, para que la revocación sea válida es necesario que el testamento revocatorio sea perfecto.

  • ¿Qué ocurre si no hacemos testamentos?

Si no hacemos testamento, será la ley quien determine quién serán los herederos y en qué orden heredarán

  1. Los descendientes. Los hijos, si los hay, heredarán a partes iguales. No importa que sean hijos biológicos o adoptados.
  2. Si no hay descendientes, la herencia pasa a los ascendientes. Primero heredarán los padres, luego los abuelos, bisabuelos, etc…
  3. Si no hay ascendientes o descendientes, heredará el cónyuge.
  4. En cuarto lugar, se acude a la línea colateral. Los hermanos heredarán a partes iguales.
  5. Si no existe ninguna de las relaciones familiares anteriores, los bienes del testador van a parar al Estado.
  • ¿Puedo beneficiar a alguno de mis hijos en el testamento?

La herencia se divide en tres tercios:

  1. El tercio de legítima debe dividirse en partes iguales entre todos los hijos.
  2. El tercio de mejora puede repartirse como se quiera  pero sólo entre los descendientes. Por lo tanto, se puede usar este segundo tercio para beneficiar al hijo que se desee por encima de los demás
  3. El tercio de libre disposición se puede usar como se desee, sin ningún tipo de restricción, no siendo necesario que se distribuya entre los descendientes.
  • ¿Puedo desheredarsegún mi libre voluntad?

No. Las causas de desheredación son supuestos muy específicos y están regulados en el Código Civil (art. 848 Cc).

Solamente se puede desheredar a los herederos forzosos y para que sea válida es necesario que se haga en testamento, se funde en causa legal, expresa y cierta, sea de toda la herencia y se haga puramente, es decir, que no esté sujeta a ninguna condición.

  • ¿Es posible no heredar las deudas del causante, pero sí sus bienes?

Si. Dentro de las formas de aceptar la herencia, existe la posibilidad de aceptar la herencia a beneficio de inventario o aceptación pura.

En caso de aceptación pura, el heredero acepta bienes y deudas. El heredero responde de las deudas del fallecido no sólo con los bienes que heredó, sino también con los suyos propios.

Si la aceptación de herencia es a beneficio de inventario, las deudas de la persona fallecida se pagan con los bienes de la herencia. Si las deudas son mayores que los bienes, los herederos no tendrán que hacerse cargo de ellas con su propio patrimonio.

  • ¿Puedo rechazar una herencia?

Si. La repudiación de la herencia debe hacerse de forma expresa, no teniendo validez la renuncia tacita. Debe hacerse además en instrumento público.

            Renunciar a la herencia, no implica renuncia de todos los derechos, pues puede aceptarse el legado, la mejora e igualmente el heredero que renunciare a la herencia, pude representar.

            La repudiación da lugar al llamamiento del heredero sustituto, ejercicio del derecho de acrecer o apertura total o parcial de la sucesión intestada.

  • ¿A qué impuestos tendré que hacer frente si recibo una herencia?

Heredar bienes implica unos costes. Los impuestos que se pagan al recibir una herencia varían en función de los bienes que se heredan. En el caso de activos financieros, como un fondo de inversión hay que pagar el impuesto de sucesiones.

Si se hereda un bien inmueble, el heredero tiene que pagar el impuesto de sucesiones de la comunidad en la que está la vivienda y además el impuesto sobre el Incremento del Valor de Terrenos de Naturaleza Urbana, también conocido como plusvalía municipal.

La ley estatal establece cómo se calcula el impuesto de sucesiones de manera general pero las comunidades autónomas tienen competencias para aplicar reducciones y tipos diferentes, por lo que existe grandes diferencias entre unas comunidades y otras.

Se trata de un impuesto personal, es decir, que debe pagar el heredero y progresivo, lo que significa que cuánto más se hereda, mayor es la carga impositiva.

También es subjetivo, porque varía según el grado de parentesco de los herederos con el fallecido. Cuanto menor sea el grado de parentesco, mayor coste fiscal tiene el heredero.

Si tienes dudas acerca cómo redactar tu testamento o te encuentras en la situación de que algún familiar ha fallecido, y para abrir la herencia tienes dudas sobre el testamento otorgado, contacta con nosotros. Nuestros profesionales estarán encantados de ayudarte.

Mª del Carmen Reyes Gómez

Abogada-Pasante