Hasta la fecha cuando se realizaba la transmisión de un inmueble (compraventa, herencia, etc..) por parte de las Administraciones, se ha venido liquidando la Plusvalía Municipal (el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana -IIVTNU-) de forma totalmente automática, con independencia de si se había producido o no un incremento patrimonial a raíz de dicha transmisión. Es decir, con independencia de que dicha transmisión se hubiera producido por un valor inferior al de adquisición.

A día de hoy, algunos Juzgados están introduciendo una nueva interpretación de la Ley de Haciendas Locales, dejando sin efecto las liquidaciones de la Plusvalía Municipal en aquellos casos en los que no exista un incremento real del valor del inmueble o cuando este incremento sea muy inferior al calculado mediante la aplicación automática de la Ley.
stock-photo-individual-income-tax-return-form-glasses-pen-and-calculator-on-desk-264409757

El Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (en lo sucesivo “IIVTNU”) está regulado por los artículos 104 a 110 del Real Decreto Legislativo 2/2004, por el que se aprueba la Ley de Haciendas Locales. Estos artículos conforman el marco legal al que deben acogerse los municipios a la hora de establecer, mediante sus ordenanzas fiscales, los parámetros para calcular la base imponible, tipo de gravamen y procedimientos de gestión.

Como decimos, en los últimos años, debido a la crisis económica sufrida, se han producido muchas transmisiones de inmuebles que se han realizado por un precio inferior al de adquisición, siendo los más afectados aquellos contribuyentes que compraron solares en los años en los que los precios alcanzaron máximos, y se vieron obligados a vender en plena crisis inmobiliaria con unos valores de mercado considerablemente más bajos.

Tan controvertida es la situación que se han interpuesto varias cuestiones de inconstitucionalidad por diversos juzgados ante el Tribunal Constitucional en relación al devengo de la plusvalía, y de estar de acuerdo el Tribunal Constitucional con el criterio seguido por stock-photo-tax-concept-with-wooden-block-on-stacked-coins-313474802algunos Tribunales Superiores de Justicia de nuestro país, siendo el precursor el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña mediante Sentencia número 805/2013,de 18 de julio, al establecer el criterio de que se debe dar primacía al artículo 104 LHL referente a que la llamada “plusvalía municipal” es un tributo directo que grava un incremento real para el contribuyente, frente al artículo 107 LHL que lo configura como un tributo autónomo, sin relación a la riqueza generada por esa transmisión efectuada por parte del contribuyente, permitirá que los contribuyentes que hayan satisfecho la plusvalía municipal en los últimos 4 años, puedan solicitar a los Ayuntamientos la devolución de ingresos indebidos si el terreno no ha experimentado un incremento de valor real en el momento de la transmisión del bien inmueble.

Por ello, es importante asesorarse ante cualquier duda que les surja en relacistock-photo-an-male-accountant-at-telephone-preparing-income-taxes-135615605ón a este tema y la forma de proceder ante el pago o impugnación de la liquidación del IIVTNU (plusvalía municipal). Del mismo modo, atenderemos también sus dudas en caso de haber abonado ya el impuesto en estos últimos cuatro años, considerando la viabilidad de una reclamación al Ayuntamiento para una devolución por ingresos indebidos.

 

Fernando Lozano Pérez

Abogado – Socio